Mini relatos negros

Como cada mañana se puso el alma recién limpia y almidonada y salió hacia su trabajo. Esa misma tarde tenía tres ejecuciones.

…………………..

Medio dormido imaginé tus tacones, sospeché tu sombra, olí tu perfume. El disparo no pude oírlo. Preferí seguir durmiendo.

……………………

Siempre venía a mis clases por las tardes. Ayer me dijo que no volvería. Hoy la eché de menos. El entierro será mañana.

Colorimetría prenatal

– Totalmente azul, le repito que no cabe ninguna duda: la cromoecografía no falla nunca.

– Pero doctor, no puede ser. Ya tenemos su cuarto pintado de rosa palo y mis padres nos han regalado la cunita de un precioso naranja desvaído. ¡El azul no nos pega nada! ¿No hay algo que se pueda hacer? Hasta me conformaría con un verde pistacho.

– Me temo que no. Con unas transfusiones masivas de decolorante llegaríamos todo lo más a un violeta tierno.

– ¡Ay, Dios mío! A mi suegra, cuando se entere, le va a dar un ataque de rojo furia.