Reparaciones

Musical Instruments

Había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola bastante desvencijado, pero nada que Mauricio, el carpintero, no pudiera arreglar. Luego aparecieron tubas y trombones con bastantes abolladuras y Armando, el herrero, se puso con ellos sin dudar. Después brotaron timbales y tambores con parches rajados que pasaron, a falta de manos más expertas, al taller del guarnicionero. Entre tanta actividad solo Melquíades languidecía hasta la mañana en que lo descubrió boca arriba, entre la hojarasca, con el frac manchado de barro y la batuta astillada. Se lo llevó arrastrándolo sigilosamente, antes de que se enterase el médico y no le dejara demostrar a todos su talento como taxidermista.