La huida

Mysterious pistolLuego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero. Cuando lo encontraron, el frasco de la medicación estaba sin abrir sobre la mesa, el cañón de la pistola todavía humeaba en su mano derecha y la izquierda, bajo su cuerpo inerte y apenas salpicada de rojo, aferraba la nota manuscrita que certificaba su liberación.