El retorno

La mujer que iba en el coche a mi lado guardaba silencio. El amanecer apenas iluminaba la pista serpenteante. Yo no separaba la vista de la carretera y me aferraba al volante con las manos sudorosas. Una vez más intentaba hacerla hablar rogándole que me perdonase, que había sido una mala noche, que no tenía sentido volver otra vez con lo mismo. Ella seguía atrincherada en su mutismo y por un instante la miré. Me encontré con su mirada vacía mientras me susurraba la advertencia postrera. El coche saltó al vacío, cerré los ojos y, cuando los volví a abrir, todavía no había amanecido pero yo ya había empezado a disculparme.

6 thoughts on “El retorno

  1. Hola Luis!, cuando uno intenta una y otra vez disculparse y se encuentra con la mirada sin retorno del otro…es que las cosas han ido demasiado lejos. Tan lejos como ese coche que saltó por los aires. Me gusta el círculo de disculpas y arrepentimiento que has creado, y la forma de dejar ver por detrás la historia que no cuentas pero que podemos suponer.

    Un besazo y ¡ánimo con las siguientes semanas!

  2. Buena propuesta Luís. Una historia muy viciada de principio a final y vuelta a empezar. Mucha suerte para los siguientes y gracias por compartir. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*