Recuerdo I

A mi espalda las montañas peladas del Atlas. En el cielo, el sol es una bola blanca que se deja mirar de igual a igual velado por la calima. Solo escucho el viento ardiente sobre el pedregal y algún reptil invisible buscando refugio entre los escasos matojos resecos. Cierrro los ojos y durante unos instantes yo también soy desierto.

4 thoughts on “Recuerdo I

  1. En el desierto han comenzado a brotar la vegetación; palmeras palabreras en vez de datileras.
    Creo que estas dispuesto a conseguir agua cueste, lo que cueste.
    No dejes que se sequen, son francamente hermosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*